Gran salón Essentia.

I.El lazo que une

Un día, un espacio, un deseo. 

Cientos de personas, percepciones  y miradas.

¿Cómo acertar para todos?,  ¿cómo mantener en el aire un vínculo único?.

El éxito en la decoración de un gran espacio reside en su armonía y cohesión, en la presencia de un invisible lazo que une todo; sutil, pero constante y profundo.

El mayor reto en el gran salón de Essentia fue precisamente ése: conseguir que un gran espacio, desmesurado e indiferente, se convirtiera en un lugar especial y habitable, acogedor, cálido… único.

 Gran salón Essentia. 

Gran salón Essentia. 

II.Un elemento inspirador

Desde el principio, quisimos concebir el salón con un toque distinto, con la importancia de un espacio para celebraciones de boda pero con un carácter más actual,  más libre y moderno.

En este sentido, inmediatamente nos sentimos inspiradas por un elemento sobre todos los demás: la madera.

Imaginábamos la calidez de su textura arropando las paredes y la evocación de un entorno natural a través su presencia. Y así diseñamos algunos elementos clave que conceden la personalidad única a este salón:

Inspirándonos en los viñedos  y formas enroscadas de las parras, ideamos un “enrramado” a modo de lucernario para el techo de la antesala del salón con el que conseguimos ese efecto natural y distinto nada más entrar.

 Gran salón Essentia.

Gran salón Essentia.

 Además, diseñamos unas piezas de separación a base de ramas entrelazadas que delimitaban una entrada al salón libre y diáfana. En las paredes colgamos unos paneles decorativos con diseño de troncos cortados y seleccionamos algunos otros detalles de madera para parte del mobiliario (aparadores, apliques de luz, lámparas…).

 Gran salón Essentia.

Gran salón Essentia.

Como pieza especial,  y para destacar la mesa principal sobre todas las demás, escogimos una base de un gran tronco natural, que se muestra como una simbólica escultura. La mesa central quedó  además elegantemente enmarcada por la grandiosa lámpara de techo hecha a medida con cristales de selenita y una altura total de más de 5 metros.

 Mesa principal. Gran salón Essentia.

Mesa principal. Gran salón Essentia.

III. Combinar belleza y funcionalidad

Paralelamente, y en sintonía con la decoración, no podíamos olvidar el fin con el que el espacio sería utilizado: preservar amplios espacios de paso, albergar cómodamente a un gran número de personas, crear equitativamente  los lugares  alrededor de la zona principal, desarrollar la acústica adecuada… Todas estas eran premisas indiscutibles que resolvimos de diversas maneras.

Insonorización. Destacamos el trabajo que se realizó en las paredes; alternando un revestimiento decorativo de fibras vegetales, (estilo “papel japonés”)  con un revestimiento mural específico para el buen desarrollo acústico de la sala que era bastante problemático.

 Gran salón Essentia.

Gran salón Essentia.

El otro gran protagonista es la luz. En pocas palabras el objetivo era conseguir una atmósfera íntima dentro de un gran espacio. La inserción de luces indirectas por un lado (apliques de pared, lámparas de suspensión, focos  adecuadamente orientados…)  y potenciar la luz natural existente a través de grandes ventanales por otro, fueron los elementos claves para conseguir un efecto más acogedor en un espacio de grandes dimensiones.

IV. Saber añadir, saber mantener

El equilibrio adecuado de una decoración se percibe al observar su resultado. Cuando todo suma un conjunto y no se distingue qué fue antes o qué pieza fue escogida en lugar de otra, cuando simplemente existe una armonía colectiva en la que nada está fuera de lugar.

 La mirada del interiorista acaricia el espacio que va a transformar con una destreza de coleccionista entusiasta. Sabe ver antes que nadie el resultado perfecto, el cambio necesario,  pero también sabe apreciar el valor de lo existente y lo redescubre y lo integra devolviéndole todo su esplendor.

 Gran salón Essentia.

Gran salón Essentia.

En el gran salón de Essentia había elementos valiosos  que  por supuesto optamos por mantener: un artesanal suelo de barro cocido, las vigas de madera, el forjado de hierro del techo, la chimenea…  Tan importante fue escoger como saber qué conservar.

Carmen Carrillo y  Laura Carrillo. Interioristas a cargo del proyecto de transformación y decoración del restaurante Essentia en 2016.

hermanas Carrillo (2).jpg